Francia: La vida cotidiana en la Jungle de Calais.

jungle

La vida cotidiana en la Jungle de Calais.

En Calais hay un sinfín de penurias y brutalidad. No hay suficientes suministros médicos, necesarios para curar a los que sufren heridas y huesos rotos en los intentos interminables para cruzar la frontera. Las condiciones son antihigiénicas con instalaciones para su aseo limitadas. Las mujeres, que están en minoría, están inseguras, y los niños corren alrededor en condiciones inseguras. A pesar de las luchas continuas, el hostigamiento, las dificultades y la brutalidad, los migrantes han experimentado la convivencia y el respeto. Hay la sensación de que una ciudad de varias comunidades se ha formado.

Caminando a través de la Jungle (selva), con cuidado de no resbalar con el barro de la lluvia, la gente está jugando al fútbol, a las cartas o haciendo ejercicio con las bicicletas. Es un lugar lleno de pequeñas casas de madera, cabañas e infraestructuras auto-organizadas.

También hay un gran sentido de la hospitalidad entre las comunidades de inmigrantes en Calais. Te darán la bienvenida en sus casas, te ofrecerán té y comida repartida de manera colectiva. Las mujeres son más reservadas, suelen pasar el rato en la iglesia, una gran estructura creada de lona y madera de palets. En casi todos los rincones, hay tiendas que venden tabaco, verduras, cerveza y cosas necesarias para pasar la noche. Los restaurantes de comida para llevar se han reproducido por todas partes. En la noche mientras muchos están fuera arriesgando sus vidas tratando de cruzar a través del túnel del canal, los migrantes realizan fiestas con tambores y bailes. Otros se van a los bares construidos con lona y madera de palets. De fondo se escucha música de Sudan, Eritrea e inglesa.
.
El Estado francés tiene la intención de erradicar este campamento construyendo un campo estandarizado, con sólo un tercio de la población de la Jungle actual. Nadie conoce donde irán el resto de personas. A menudo hay miedo a la violencia de la policía, ya que la Jungle es su propio espacio, lejos del estado y la policía. A pesar de la violencia, la dignidad no se pierde, aunque la luz no llegue, las sonrisas nunca faltan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s