Comunicado de London Antifascists tras el ataque terrorista.

El 22 de marzo se produjo un ataque fuera del parlamento en el que cuatro personas murieron y muchas otras fueron heridas. Tan pronto como esto ocurrió, Tommy Robinson, ex líder de EDL, apareció en la escena del ataque para hablar sobre un choque de civilizaciones y una guerra contra todos los musulmanes. Sus declaraciones finalizaron con el anuncio de una marcha en Londres convocada por el grupo de extrema derecha Britain First.

La verdad del asunto es que estos autodenominados “patriotas” están encantados de que esto haya sucedido. Un fanático les ha dado la oportunidad que deseaban para intentar iniciar un conflicto en la sociedad marcado por sus discursos raciales. Ellos buscan reconstruir sus fallidos movimientos a costa de la sangre y las lágrimas derramadas por la gente común, pretenden usar este ataque para justificar su propia marca de terror contra la población musulmana de este país.

Pero no les dejaremos.

Nuestro grupo y la red de apoyo conocen su ideología reaccionaria. Hoy los gritos de la derecha se dirigen a nosotros, para afirmar que la sociedad ha causado este ataque por nuestra tolerancia hacia el “extremismo islámico” o nuestra apoyo a los derechos de los refugiados. Estas afirmaciones se basan en la suposición de que hay un choque de civilizaciones en este país. Afirmando que la “cultura inglesa” y la “cultura musulmana” no pueden coexistir y que una guerra es inevitable.

Son mentiras.

Nuestros compañeros del movimiento antifascista e incluso de nuestro propio grupo están luchando en la línea de frente cerca de Raqqa, la capital de ISIS. Nuestros compañeros luchan con una brigada internacional formada por todas las nacionalidades, religiones y géneros. Luchan junto a sus camaradas musulmanes en el YPG con el espíritu del internacionalismo de la clase obrera, y es ese espíritu el que necesitamos hoy. Su lucha es una lucha contra las mismas fuerzas de reacción que buscarían dividir a nuestras comunidades por rasgos étnicos, es una lucha contra aquellos que erradicarían a la minoría yazidi en Irak, es la misma lucha contra quienes quemarían a nuestros vecinos de la mezquita porque son musulmanes.

En este momento los fascistas se presentan a la gente común con las manos extendidas dando la bienvenida, levantadas hacia arriba y con la palma abierta. Es una mano extendida que proyecta una sombra sobre la historia moderna y que creció fuera de las cámaras de gas de Auschwitz. Debemos rechazar esta ofrenda con la mayor ferocidad y enojo y en su lugar debemos cimentar los ideales del internacionalismo de la clase obrera. Si no nos enfrentamos a los fascistas en las calles y ofrecemos a la clase obrera una alternativa a la guerra de razas, perderemos y las sombras del pasado consumirán nuestras calles.

Animamos a todos nuestros compañeros a que adopten el lema “¡No pasarán!”. Aplastemos el intento de Britain First de crecer a costa de la muerte de los londinenses. Apoyamos a todos y cada uno de los antifascistas que quieren ver el fascismo derrotado por cualquier medio necesario. No pasarán.

Todos los antifascistas son bienvenidos a unirse a nosotros el 1 de abril para oponerse a Britain First y EDL.

Texto traducido por Free Collective.

london antif

Anuncios