En memoria de Remi Fraisse

En memoria de Remi Fraisse, estudiante ecologista asesinado por la policía francesa el 26 de Octubre de 2014.

Ranunculus acris, comúnmente conocida como botón de oro o hierba belida, es una de las flores por las que murió #RemiFraisse.

Antes de ser arrastrado a dependencias policiales y morir poco después a causa de las heridas provocadas por una granada aturdidora, el joven estudiante Remi Fraisse defendió -junto a decenas de activistas del movimiento #ZAD, anarcoecologistas y vecinos- los humedales de gran valor ecológico del Testet.

Remi Fraisse, antes de ser silenciado por la violencia del Estado, pudo dar rienda suelta a su imaginación: En 2014 decidió unirse a lxs compañerxs que protegen la planta Ranunculus, construyendo cabañas para defender los bosques.

Muchos de sus compañerxs resistieron varios meses levantando campamentos donde convivieron con el único propósito de defender los bosques y los humedales. Allí forjaron vínculos muy fuertes.

Personas como #RemiFraisse representan la esperanza y el futuro de los jóvenes europeos. Si destruimos el mundo natural nos destruimos nosotros mismos.

No te olvidaremos compañero. Descansa.

 

Free Collective

remi1.jpg

 

Anuncios

Comunicado de Rouvikonas tras la ocupación de la embajada española en Atenas

Comunicado de Rouvikonas tras la ocupación de la embajada española en Atenas

Contra la represión del Estado español – Solidaridad con los oprimidos en Cataluña

El nacionalismo es una de las enfermedades más graves, contagiosas y mortales que afectan a la sociedad. Siempre nace a través del choque de los intereses de las clases sociales dominantes, ya sea en forma de lucha imperialista en el caso de la guerra nacional o como resultado de la represión nacional, donde una clase hegemónica local la usa como un vehículo para ‘liberar’ su propia manada. Por tanto, el nacionalismo camuflaría cualquier injusticia social o discrepancia de clase, creando la base para la posterior batalla entre esclavos en nombre de sus amos actuales o futuros. Éste es el resultado del nacionalismo y miles de millones de tumbas, masacres, desolación y la indescriptible miseria humana que demuestran los hechos históricos ocurridos en el pasado.

Esto es lo que está sucediendo en Cataluña. Desde que existe el capitalismo, la burguesía local y la élite política local de una región rica de un “estado occidental civilizado” quiere su propio rebaño. En contra de eso, la burguesía nacional y la élite estatal del antiguo imperio español, un estado que todavía mantiene el mito en torno a la gloria del imperio, ve el peligro y reacciona con contundencia: violencia, represión, prohibiciones …

Podríamos decir: “¿por qué nos importaría?” Si la burguesía y los estados quieren la guerra, y si los oprimidos caen en el error una vez más, ¿sería suficiente si condenamos el nacionalismo y pedimos unidad entre los oprimidos?

No sería suficiente para cualquiera que quiera cambiar el mundo y no solo parlotear por la necesidad de cambiarlo. Como escriben los anarco-sindicalistas españoles de la CNT, la independencia estatal no garantizará la autodeterminación de los trabajadores catalanes. Pero el brutal ataque contra ellos constituye una violación incuestionable de toda idea de autodeterminación. Constituye una regresión a la espantosa represión nacional, una herida para los trabajadores y los pobres, y una razón más para la resistencia. No debemos olvidar que la opresión nacional puede convertirse en un instrumento para la clase dominante local que quiere tirar sus dados, pero no es el hijo de un burgués quien tarde o temprano termina en el hospital o en la morgue. Es el pueblo, que soportará esta opresión en toda su extensión.

Eso es lo que pasó en Cataluña. Las palabras vacías de la democracia demostraron una vez más ser infundadas. Tan pronto como el sudor frío de la pérdida de ganancias y poder asedia a la clase dominante, lo que sigue son palos y armas. Como siempre ha sido y siempre será durante el tiempo que existan los estados. ¿Cuán ridículo es el argumento de la legalidad constitucional, citado por el gobierno español para reprimir a aquellos que no quieren ser gobernados por su constitución? ¿Qué tan ridículos son los referendos y los procesos democráticos que supuestamente expresan la voluntad de la gente?

Es importante tener en cuenta lo siguiente. Además de los catalanes, los vascos también quieren la independencia. Muchos de ellos eligieron el camino del conflicto armado contra el estado español desde hace décadas. Qué revelador es el hecho de que tanto los catalanes como los vascos, que han elegido dos formas completamente diferentes de luchar por la misma demanda, terminan siendo tratados con el mismo tipo de violencia, la misma brutalidad.

Conclusión

Como anarquistas, luchamos por la completa y absoluta autodeterminación de las personas: lo que llamamos autogestión. La capacidad de la mayoría social para compartir la riqueza producida y controlar directamente y sin mediadores las decisiones políticas que afectan a la sociedad en su totalidad. No llegaremos a través de la creación de estados. Pero esta conclusión nunca se convertirá en un instrumento que permita que un estado, un poder dominante, choque con la voluntad del pueblo. Lo que sucedió en Cataluña fue un brutal ataque de sumisión y humillación de una mayoría social.

No sabemos si esto continuará. No somos conscientes de si la burguesía catalana y la élite política planean convertir esto en una negociación para obtener privilegios adicionales en España. No sabemos si la imaginación popular que evolucionó a partir de los ataques impondrá un nuevo desarrollo de los acontecimientos. Miramos al estado español con preocupación, ya que intenta transferir la brecha en la base social a través del uso de la terminología de la guerra civil que exige mítines nacionalistas masivos a favor de la unidad. No podemos ignorar que este estado español es el descendiente de la España fascista de Franco, ya que tanto en España como en Grecia, la democracia nunca se ha limpiado realmente de los elementos de la Junta.

En cualquier caso, la responsabilidad por la violencia pasada y futura recae en el Estado. Confiamos en que el movimiento revolucionario español maneje la crisis y use cualquier característica progresiva con la que puedan identificarse dentro de los movimientos catalanes. No destacaremos ninguna pureza ideológica de los catalanes, ni de los vascos ni de los kurdos, ni de ninguna persona que lucha a pesar de toda la violencia, incluso si sus objetivos proclamados ocultan peligros letales como el nacionalismo.

Nosotros apoyamos a los oprimidos en Cataluña, Euskal Herria, España.

Nos oponemos a la violencia y la represión del estado.

Es por eso que fuimos a la embajada para protestar.

Colectivo anarquista Rouvikonas, 11 de octubre de 2017

Traducción Free Collective

Vídeo: https://www.liveleak.com/view?i=b63_1508145461